Polilla del tomate

Introducción
La polilla del tomate (Tuta absoluta) es una plaga de importancia primaria en tomate. En forma secundaria se le puede encontrar en papa, tabaco, berenjena, pepino dulce y malezas de la familia de las solanáceas tales como tomatillo (Solanum nigrum) y chamico (Datura spp.). Debido a que se desarrolla en el follaje y fruta, puede llegar a disminuir el rendimiento de los cultivos en un 50% y en ataques severos en un 100%.

Biología
La polilla del tomate pasa por los estados de huevo, cuatros fases larvarias, pupa y adulto. La temperatura mínima de actividad es 9°C y el ciclo completo lo puede alcanzar los 24 días a 27°C. Mientras disponga de alimento, la etapa de larva no entrará en diapausa. Las hembras pueden llegar a depositar hasta 40 a 50 huevos durante su vida fértil, los que son ovipuestos preferentemente por el envés de las hojas. Los estados larvarios se mantienen haciendo galerías en la hoja, tallo o fruto y salen al exterior para pupar, normalmente en el suelo. Los adultos de  polillas son activos durante el atardecer y el amanecer y se esconden entre las hojas durante el día.

Identificación
Las polillas adultas tienen un color marrón grisáceo, un tamaño de unos 6 mm y una envergadura de 10 mm. Los machos son algo más oscuros que las hembras. Las larvas que acaban de nacer son pequeñas (0,5 mm) y su color es amarillo. Al madurar, adquieren un color verde y amarillo y desarrollan una banda negra detrás de la cabeza. Una vez que las larvas han madurado plenamente, miden aproximadamente 9 mm y su dorso tiene tonalidades rosa. Las pupas son de color marrón claro y miden unos 6 mm.

Daños

  • Las larvas prefieren las hojas, pero también se localizan debajo de la corona del fruto e incluso en el interior del mismo. Cabe mencionar que sólo atacan los frutos verdes. 
  • Los síntomas característicos son las galerías en las hojas, en cuyo interior  se observan claramente las larvas y sus excrementos oscuros. 
  • En caso de infección grave, las hojas se mueren completamente. 
  • En el fruto, es posible ver el daño desde el momento que está recién cuajado. Las larvas realizan galerías que, además de depreciarlo, actúan como vía de entrada para patógenos secundarios que causan la pudrición del fruto..

Productos contra polilla del tomate